Cambios en el patrón de consumo de alimentos y nutrientes (1996-2013)

En los últimos 20 años cambio la alimentación en el hogar de los argentinos. Esta tendencia refleja una diferente manera de comprar, preparar y consumir los alimentos, muy probablemente asociado a los cambios en el estilo de vida, la oferta de alimentos y el tiempo dedicado a la preparación de las comidas.

El Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI) presentó el libro ‘LA MESA ARGENTINA EN LAS ULTIMAS DOS DÉCADAS. Cambios en el patrón de consumo de alimentos y nutrientes (1996-2013)”, que resume los resultados de una investigación destinada a describir cómo ha cambiado en los últimos 17 años el perfil de compra de alimentos y bebidas, y qué impacto representa en la disponibilidad de nutrientes en hogares de diferentes ingresos económicos a partir de la información relevada por el INDEC en las Encuestas de Gastos de los Hogares.

Durante la última mitad del siglo XX, se han producido cambios significativos en los patrones de consumo de alimentos y la Argentina no es ajena a este fenómeno global.

El análisis de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares desde una perspectiva alimentaria y nutricional ayuda a comprender los profundos cambios que se están produciendo en el patrón alimentario de nuestra población. Tanto por su representatividad nacional, como por la rigurosidad metodológica, esta investigación -la primera en su especie en nuestro país- contribuye a conocer con mayor profundidad cómo es la estructura de la alimentación de los hogares acorde con cada quintil de ingreso, y cómo ha cambiado el consumo de alimentos y bebidas en los últimos 17 años en cada segmento de la sociedad.

En nuestro país algunos de esos cambios vienen de la mano de políticas públicas, como la ley de enriquecimiento de la harina de trigo o las iniciativas de reducción de grasas trans y sodio. Llama la atención que los cambios sean tan notables en un período relativamente corto en el tiempo, y que probablemente se relacionen con los cambios en el estilo de vida, el menor tiempo destinado a la preparación de alimentos, la mayor disponibilidad de alimentos que requieren menor elaboración, las variaciones en los precios relativos de los alimentos, el impacto de la publicidad en los hábitos de consumo, entre otros factores.

boton-descarga-web

María Elisa Zapata

María Elisa Zapata

Lic. en Nutrición
Investigadora adjunta de CESNI y docente universitaria. Participo en proyectos de epidemiologia nutricional.
María Elisa Zapata