Cambios en la estructura de la alimentación de los argentinos en las últimas dos décadas

Durante dos años, CESNI llevó a cabo un trabajo de análisis de encuestas sobre gastos en la República Argentina cuyo resultado será la publicación -para fines de 2016- de un libro titulado “LA MESA ARGENTINA EN LAS ULTIMAS DOS DÉCADAS. Cambios en el patrón de consumo de alimentos y nutrientes (1996-2013)”.

En base a los datos de la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo) 1996-97, 2004-05 y 2012-13 (link), se analizó el consumo aparente de alimentos y bebidas (como así también de nutrientes) en función de los ingresos del hogar  y las tendencias registradas en los últimos años.

Si bien uno de los factores condicionantes  del consumo de alimentos son los ingresos del hogar, no se registraban –hasta la fecha, en nuestro país- trabajos que evalúen la evolución en el consumo de alimentos y bebidas, en términos cuantitativos y cualitativos, en relación a esta variable. De ahí la importancia de esta investigación.

Las diferencias en el consumo de alimentos entre quintiles demuestran rasgos de un comportamiento típico de los consumidores, a medida que aumentan los ingresos progresan a una dieta más selectiva, variada y económicamente más cara, aunque no  más racional desde el punto de vista del concepto de alimentación saludable.

El análisis de la tendencia y el cambio de la estructura de la dieta familiar pone de manifiesto cambios en el patrón alimentario que pueden afectar el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles,  a su vez permite delinear políticas a través de mecanismos fiscales o subsidios alimentarios específicos destinados a corregir las distorsiones que surgen como consecuencia de un menor precio relativo de alimentos de pobre calidad nutricional.

Integrantes del proyecto

María Elisa Zapata

Alicia Rovirosa

Esteban Carmuega